Suryanamaskar, ¿De dónde viene?

“El yoga es una disciplina milenaria.”

“Esta práctica pertenece a un linaje de miles de años.”

“Uno practica como le ha enseñado su profesor.”


Estas y muchas otras frases se pueden oír de muchos profesores de yoga. Todas son verdad y todas tienen un pero.


Es verdad que existen referencias milenarias del yoga pero es importante saber que tipo de yoga se habla en los textos antiguos. Todo el conocimiento es parte de un proceso cumulativo que va pasando de generación en generación. El yoga no es excepción, sin embargo cada profesor coloca su interpretación en lo que enseña. Es imposible no introducir un toque personal en tus clases. Un profesor es importante y uno debe respectarlo pero si encuentro nuevas formas de practicar y enseñar que aportan algo nuevo y beneficioso ¿por qué no lo debería cambiar?

El yoga es antiguo pero existen muchas innovaciones modernas. Yoga por internet, por ejemplo. La tradición de tu escuela es fundamental, pero hace 500 años las esterillas estaban hechas con piel de tigre y hoy matar tigres no es propiamente un hobby común. Mi profesor me enseñó a saltar pero si mi alumno es cojo tendré que saber adaptarlo.

Podría continuar, pero prefiero centrarme en un aspecto de lo que ahora se llama Yoga Postural Moderno (según Mark Singletton en su Yoga Body): el saludo al sol, surynamaskar. Prácticamente todos los sistemas de yoga incluyen el saludo al sol en sus secuencias y a la vez todos se atribuyen una raíz milenaria a sus enseñanzas. Sin embargo la primera referencia escrita del saludo al sol es de 1928 en un pequeño libro que escribió el Rey (raja) de Aunth, un pequeño reino dentro da la India británica que permitía este tipo de organización política desde y cuando estos rajas pagasen sus tributos a la corona británica.


Se titulaba Suryanamaskar y la primera edición es de 1928. En 1938 fue editado en ingles por una periodista británica, Louise Morgan, que le puso el subtítulo de “The ten point way to health” (Los 10 puntos hacia la salud). Ahí explica una variación del saludo al sol con 3 respiraciones y 3 retenciones de aire a pulmones llenos lo que da 9 movimientos. El décimo es igual que el primero y enlaza la secuencia otra vez. Esta obra dice explícitamente que las artes marciales indias y en especial los pahilwan (lucha libre) utilizan movimientos parecidos llamados dands o jors.

Podemos así imaginar que los saludos al sol de otras escuelas también tengan influencia de estas artes marciales indias así como de una cierta cultura física que surge en India a finales del siglo XIX (Lucha libre, culturismo y artes marciales aparecen como una forma para que el hombre indio demuestre su poderío físico ante el colonialista británico). En el caso de la práctica de Ashtanga Vinyasa Yoga de Pattabhi Jois la semejanza de estos dands o jors con el saludo al sol permite especular que fue de ahí que Krishnamacharya sacó sus secuencias de vinyasa. Atención que no existe ninguna fuente anterior que hable de vinyasa como él lo presentó. Se habla de que esa práctica estaría expuesta en un supuesto manuscrito llamado Yoga Korunta, pero que de momento es una obra legendaria, jamás visto pero siempre referida.

En el libro habla de que su padre lleva practicando los Suryanamaskar desde hace 55 años, lo que significa que empezaría en 1873. Él mismo desde 1908 y que con los años lo fueron modificando con la intención de mejorarlo.

El Raja de Aunth señala que ante todo es un método de salud que beneficia el sistema nervioso, el corazón, sistema digestivo y un largo etcétera donde se incluye la felicidad. La respiración tiene aquí un papel fundamental. Se explica la respiración completa del yoga, el concepto de vinyasa está presente tal como lo enseño Krishnamacharya y se dan nociones de pranayama clásico donde el fin último es el desarrollo del poder de la mente y el autoconocimiento. El mantra aparece como un elemento sanador muy y lo recomienda recitarlo mentalmente durante la ejecución del saludo al sol. No llama yoga a este sistema (compuesto solo del saludo al sol), pero los paralelos son evidentes y conocidos porque refiere textos yogicos archiconocidos como los Yoga Sutras de Patanjali, Hatha Yoga Pradipika y el Yajñavalkya.


Como cualquier sistema de conocimiento, filosofía o disciplina existe una parte canónica que está en su origen y después el tiempo y la evolución natural del ser humano va añadiendo nuevos aspectos como resultado de la experiencia, o sea, lo normal, y el yoga ahí no es ninguna excepción.

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo